18 de Febrero / 2020

Orígenes de las Marzas

por

Compartir

Valora este artículo

    Una de las tradiciones más antiguas y populares de las que se guarda un recuerdo poderoso es la de las marzas, esos ritos festivos que dan la bienvenida a la primavera y que se han conservado en gran medida en algunas comunidades rurales de Castilla y León, pero sobretodo en buena parte de la provincia de Burgos.

    Las marzas tienen sus orígenes en cantos propiciatorios de la colectividad ante la inminente llegada de la primavera, quizás con profundas raíces paganas -se fija su origen concreto en las calendas de marzo, el comienzo del nuevo año en la cultura romana-, sin que falte quien observa claras referencias a la feminidad, personificada en las mozas. Aquí se observa la fascinación que las mujeres de todos los tiempos han producido en sus adoradores masculinos y que tan patente queda en el enunciado de las bellísimas coplas que componen el canto de las marzas, festivas y picantes unas veces, incisivas otras, rebeldes algunas y muy poéticas y hermosas siempre. 

 

                        

 

    La popularidad de estas celebraciones debió de ser mucho más amplia que lo que la recogida de tradición oral permite determinar, aun en la actualidad, las marzas, allí donde no desaparecieron, han perdido gran parte del significado simbólico ante los evidendes cambios en el mundo rural que han fosilizado una vieja tradición en un acto simplificado en la ronda y en la solicitud de comida.

    La última noche de febrero, a partir de la medianoche, los mozos del pueblo se reunían entorno a una hoguera, tras pedir permiso al alcalde, en dos grupos que se colocaban en las esquinas de una calle e iniciaban una larga canción en la que cada cuadrilla cantaba alternativamente una estrofa. Concluída la canción, los dos grupos de mozos se trasladaban a ocupar otras dos esquinas, donde volvían a cantar completamente todas las coplas. Esta operación se repetía tantas veces como fuera necesario hasta cubrir todo el pueblo, concluyendo el circuito bien avanzada la madrugada. Al amanecer, los mismos marzantes recorrían las casas del pueblo solicitando obsequios de las mozas (parece ser que esto ya no se lleva a cabo), que solían consistir en viandas o dinero con lo que organizaban una merienda o cena.

    Las marzas eran también la culminación de la entrada a la mocedad, pues solo podían participar los mozos que habían sido aceptados en el colectivo por los jóvenes de más edad. De esta forma se les confirmaba como mozos "válidos", siendo ya en las marzas del siguiente año, mozos veteranos.

   La canción comienza con el recuerdo de la licencia que las autoridades han concedido a los marzantes para recorrer el pueblo, y continúa con la solicitud a las mozas solteras de que salgan de la cama y se asomen a la ventana para ver a los mozos, aprovechando la ocasión para anticiparles que pretenden de ellas dinero o comida. Tras un breve recuerdo a las mujeres casadas, pasan a la segunda melodía, con el repaso a todos los meses del año, subrayando sus matices más significativos. 

 

                       

 

    Concluimos diciendo que las marzas son un auténtico monumento o reliquia histórica de incalculable valor, tanto más importante cuanto que se trata de una tradición absolutamente vigente y fuertemente enraizada en el acervo tradicional de muchas localidades de la Ribera entre las que se encuentran: Baños de Valdearados, Araúzo de Miel, Caleruega, Tubilla del Lago, Valdeande, Villanueva de Gumiel, etc. Este año es bisiesto y además, el día de las marzas cae en sábado por lo que invitamos a todos a participar de este evento en las diversas poblaciones.

Para todas aquellas personas que quieran profundizar más sobre este tema se va a realizar una charla-coloquio en Villanueva de Gumiel. 

                                          

 

Os dejamos un enlace a nuesta agenda para que conozcáis algunas de las localidades donde se van a celebrar. 

                         

              

        

 

                                

 

 

             

                                                            

   

 

 

 

 

 

 

            

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.